La lección

En un pueblo de Misiones, vivía un anciano que tenía muy buena posición económica, pero lamentablemente era muy egoísta con las personas que lo rodeaban.

Debido a esto, se iba quedando cada vez más solo. Así los años, comenzaron a pasar.

Cierto día, un joven tocó su puerta. Estaba hambriento y sucio de vagar en las calles. La vida no le había dado demasiadas posibilidades.

Cuando Rodolfo abrió la puerta, lo miró despectivamente y lo echó de su casa.

El muchacho se alejó triste y solitario.

Pasaron los años y el anciano enfermó.

Existía la sanación, pero los tratamientos eran muy costosos. Luego de un tiempo, el hombre se curó. Había perdido todas sus propiedades y ahorros. Ahora era él quien vagaba melancólico por las calles, enfrentando las adversidades de las mismas.

Fue así que el anciano golpeó la puerta de una hermosa casa. Atendió un joven. Él pidió limosna. El joven reaccionó al reconocerlo; era el mismo que hacía años había recibido el desprecio del viejo arrogante. Pero su reacción no fue la misma, sino que lo recibió amablemente y lo cobijó en su hogar. Rodolfo había aprendido la lección más importante; la que cambiaría su vida.

F & B

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: