El croto

Una tarde  Lautaro, Julieta y Jonatán  estaban tomando mate en la casa de Romina. De repente,  Lautaro dijo:- ¿A qué nadie se anima a ir al cementerio después de las 12:00 de la noche?

Los tres chicos jugaron un rato, pero luego aceptaron.

-¿Entonces paso por ustedes a las 11:45?- dijo Lautaro.

– Sí- respondieron las chicas.

Llegó la noche, y salieron caminando hasta el cementerio que quedaba a cinco cuadras. Al llegar,  entraron todos juntos porque tenían miedo. Estaba oscuro. Hacía frío.

Decidieron separarse para que la experiencia sea más cautivante.  Lautaro y Romina por un lado; Julieta y Jonatán , por otro.

Lautaro y Romina sintieron fuertes pisadas y de repente,  se les apareció un temible hombre, con una barba gigante, un bigote y un sombrero espantoso.

Los otros chicos sólo escucharon el eco de los gritos de Romina y Lautaro. Enseguida,  corrieron atrapados por los gritos. Cuando llegaron, las caras de Lautaro y Romina estaban pálidas y les contaron el susto que se  habían llevado al ver a ese croto, que se había entrometido en su conversación. Luego que volvieron del cementerio, decidieron buscar quién cuidaría de él. Le contaron a sus padres, pero luego de unos comentarios se dieron cuenta que lo que descubrieron fue el espíritu de un croto, el cual  se levantaba sólo para los aniversarios de Halloween.

Los chicos nunca más quisieron ir de noche al lugar.

A.L.S

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: